Diseño Como Disciplina

El Diseño puede identificarse como una disciplina de conocimiento en sí misma, independientemente de los diversos ámbitos en los que se aplica con efectos prácticos.
Diseño como disciplina

En este artículo continuamos indagando en las fuentes donde creemos que se encuentra el origen del propósito de nuestra actividad, que no es otro que investigar acerca de los factores que entran en juego en los procesos de adquisición de conocimiento y aprendizaje relacionados con el Diseño

El desarrollo del concepto Designerly ways of knowing acuñado por Nigel Cross parte del proyecto de investigación Design and General Education llevado a cabo por Bruce Archer y colegas de la Royal College of Art de Inglaterra en 1979. El hecho principal que lo originó fue la exigencia de una elección excesivamente temprana entre las “ciencias” y “letras” en el sistema educativo inglés. Creían en la existencia de una “tercera cultura” (concepto basado en las «dos culturas» de C.P. Snow), una tercera área de la educación que hasta ese momento había sido descuidada y ni siquiera había sido nombrada como tal hasta que se hizo en dicho informe como “Diseño con D mayúscula”, articulado como “the collected experience of the material culture, and the collected body of experience, skill and understanding embodied in the arts of planning, inventing, making and doing”.

Archer detalló su visión en un artículo, dividido en dos partes, y publicado ese mismo año en el primer volumen de la primera edición de la revista Design Studies inaugurando la serie Design as a Discipline. Uno de los principales supuestos detrás del lanzamiento de la nueva revista era que el Diseño puede identificarse como una disciplina de conocimiento en sí misma, independientemente de los diversos ámbitos en los que se aplica con efectos prácticos. Su principal objetivo era establecer las bases teóricas y metodológicas para tratar el Diseño como una disciplina de estudio coherente por derecho propio.

Las principales conclusiones del informe según las expone Cross pueden verse como principios, postulados o “axiomas” de la “nueva” disciplina propuesta:

  1. La preocupación central del Diseño es «la concepción y realización de cosas nuevas«.
  2. Engloba la apreciación de la «cultura material» y la aplicación de “las artes de planificar, inventar, hacer y construir”.
  3. En su esencia está el “lenguaje” del “modelado”; es posible desarrollar las aptitudes de los estudiantes en esta “lengua”, equivalentes a las aptitudes en la “lengua” de las ciencias (numeracy) y la “lengua” de las humanidades (literacy). Archer propone design awarness como término equivalente para la disciplina del Diseño.
  4. El Diseño tiene sus propias “cosas que saber, formas de conocerlas y formas de descubrirlas”.


Y es de este último punto desde donde parte la consecuente investigación de Cross que tomará forma en “
Designerly Ways of Knowing” primero como el tercer artículo de la serie Design as a Discipline y posterior libro con el mismo título. Queremos simplemente mencionar aquí el segundo artículo de la serie que corrió a cargo de Gerald Nadler y llevaba el nombre de A timeline theory of planning and design. Ambos escritos serán también objeto de análisis y les dedicaremos aquí nuevos artículos próximamente.

Volviendo a Cross, este reconoce que el modelo de las tres culturas puede resultar una visión excesivamente simplista para explicar el conocimiento y las habilidades humanas, sin embargo, contrastar el Diseño con las Ciencias y las Humanidades será útil para articulaciones posteriores de este modelo.

Para ello se plantean tres aspectos principales definitorios de la educación/aprendizaje en cada “cultura”:

  • Transmisión de conocimiento sobre un fenómeno de estudio.
  • Formación en los métodos de investigación adecuados.
  • Iniciación en los sistemas de creencias y valores de la cultura.

Al contrastarlos con cada cultura comenzamos a ver más claramente qué se entiende aquí por Diseño, cuál es la acepción que se quiere enfatizar y qué tiene esta de particular.

 

Design and General Education

Tabla comparativa entre las «tres culturas»- Conclusiones del estudio “Design in General Education” realizado por el Royal College of Art en 1979 

Cross destaca la posibilidad de que la dificultad de esta articulación del Diseño se deba probablemente a la limitación de nuestro lenguaje respecto a esta “tercera cultura”, al mismo tiempo que abre la puerta hacia otra posible acepción de esta “cultura material” como Tecnología, que es al fin y al cabo la cultura del tecnólogo, del diseñador, del hacedor y del fabricante.

La tecnología implica una síntesis de conocimientos y habilidades tanto de las ciencias como de las humanidades a la hora de abordar tareas prácticas, no es simplemente “ciencia aplicada”, sino como afirma Cross “la aplicación del conocimiento científico y otros conocimientos organizados a tareas prácticas…

DISEÑO EN LA EDUCACIÓN GENERAL

Cross destaca que la educación en diseño hasta ese momento había sido contemplada como una educación especializada que prepara a los estudiantes para el desempeño de roles profesionales técnicos. Por lo que su investigación pretende explorar las implicaciones del diseño en la educación general, al mismo nivel que las ciencias y las humanidades como partes de cualquier sistema educativo.

Tradicionalmente la enseñanza del diseño se realiza mediante profesores que son diseñadores profesionales en activo que transmiten su conocimiento, habilidades y valores a los aprendices de diseño. Este aprendizaje se realiza “actuando” en pequeños proyectos tutorizados por los diseñadores experimentados.

Para que su planteamiento sea equiparable a las otras dos culturas, los y las docentes deben ser primeramente educadores y solo después especialistas en otro campo, en este caso el Diseño.

CONCLUSIONES

  • Debemos tratar el Diseño como una disciplina de conocimiento, no únicamente como un conjunto de procesos, técnicas y herramientas para la resolución de problemas y la creación de artefactos, siendo estos no necesariamente objetos físicos, sino a un conjunto de resultantes del proceso de diseño, incluidos productos, servicios, marcas, estrategias, procesos y capacidades.
  • Aunque en los últimos años han aparecido multitud de iniciativas que pretenden incorporar el Diseño dentro del ámbito de la educación, la práctica totalidad lo hacen en ámbitos privados y orientados a niveles de grado y posgrado, con algunas excepciones como Design for Change.

 

REFERENCIAS

Dani Zafra

Dani Zafra

Leave a Replay